#Attribution1 {display: none;}

martes, 21 de junio de 2016

Mis Frases Preferidas de El Verano del Soldado Alemán

He recopilado alrededor de 25 citas de este libro; tal es mi obsesión que hay unas que son diálogos más largos que cinco óperas juntas o algo así jajaja. Pero bueno, no los voy a llenar y llenar con mis citas de mis nueve cuadernos de frases y cuentos (algún día les mostraré fotos de todas las frases y poemas que he condensado desde mis tempranos ocho años xD). En fin, elegí las más bonitas de las más hermosas y este es el resultado:

♥ «¿Cómo pueden unos ojos que parecen tan ligeros ver con tanta profundidad? Desde ellos no hay nada que temer en este mundo» (Patty en relación a la criada de la casa, Ruth).

♥ «Pero yo no quería pensar en sombreros de restos de serie ni en las virtudes de mi madre como vendedora. Solo quería pensar en él, en mi amigo Anton. "Cuando volvamos a vernos", había dicho Anton Reiker... El señor Frederic Anton Reiker».

♥ «—Tú no crees en la religión, ni en la educación, ni en la psiquiatría —dije, levantando tres dedos—. ¿Hay algo en lo que creas?
    —Por supuesto. Creo que el amor es mejor que el odio. Y también que es más noble construir un gallinero que destruir una catedral...».

♥ «—(...)Oh, lo hice, ¿no es cierto? —Anton dejó caer la mano al costado y vi en su rostro una sonrisa de agradecimiento por estar vivo—. Después de casi dos años de ser un cobarde y de intentar pasar inadvertido, nunca habría dicho que fuera a arriesgar mi vida por alguien de forma voluntaria. —Meneó la cabeza mostrando su descrédito—. Pero me alegro haber sido capaz de hacerlo. Sí, me alegro de haber sido capaz aún de hacerlo».

♥ «—Ruth, Anton me habla y me explica cosas porque soy su amiga. Le gusto, realmente le gusto de verdad.
     —Eso también lo sé.
Se me aceleró el corazón, ya que si Ruth lo sabía, tenía que ser verdad.
     —¿Cómo lo sabes?
   —Ese hombre dejó la seguridad de su escondite porque no soportaba que sufrieras y estuvieras angustiada, como me ocurría a mí. Ese hombre escucha los dictámenes de su corazón enamorado. Como dice la Biblia, no existe amor más grande en este mundo que el que demuestra un hombre al dar su vida por un amigo».

♥ «—Vamos Anton, déjame estar contigo, iré adonde tú vayas.
   —Sabes que es imposible —repuso Anton mientras apretaba el pulgar contra la palma de mi mano—, pero si lo que quieres decir es que me amas...
    —Sí —musité, preguntándome si me había oído—. Sí.
    —Patty, quiero que sepas que es mutuo. Yo también te amo y, a mi manera, te echaré de menos.
    (...) En el exterior, la luna, casi llena, le iluminaba suavemente la frente y las mejillas, mientras que dejaba los huecos más profundos sumidos en las sombras. Entonces se me ocurrió que, aunque cuando envejeciera olvidara el nombre y el rostro de mis amigos, nunca olvidaría el suyo...».

♥ «—¿Continúo siendo tu profesor? —Sin esperar a que yo respondiera, prosiguió—: Entonces quiero que aprendas nuestra última lección: aunque olvides todo lo demás, quiero que recuerdes que eres una persona muy valiosa y que tienes un amigo que te quiso lo bastante como para darte su posesión más preciada.
       —Sí, Anton, lo recordaré.
Noté que se acercaba, levanté la barbilla al tiempo que se me cerraban los ojos. Entonces nuestros labios se tocaron y permanecieron unidos unos instantes antes de separarse».








0 comentarios:

Publicar un comentario

0 comentarios:

Publicar un comentario